viernes, 8 de julio de 2016

No bajes la guardia

La vida es increíblemente dura. Te pasas el día preocupado en situaciones que te atormentan hasta la médula, piensas en soluciones y muchas veces las pones en practica. Entonces te das cuenta que las cosas nunca salen como uno espera. Existen estas personas que a pesar de ello siguen adelante, perseveran hasta alcanzar y vencer. Un hurra por ellos.

¿Pero qué pasa con aquellos que no se toman todo a la ligera? ¿Esos que necesitan más de un rama de soporte para no caerse en el abismo? Muy bien dicen que uno mismo es dueño de su camino y si tú realmente lo quieres, lo intentarás. Así es, en efecto. Sin embargo, estas mismas personas se desaniman tan rápido que muchas veces requieren de un segundo o tercero que les diga que lo pueden lograr. No tiene nada de malo que alguien quiera escuchar un "tú puedes", "tú eres capaz", "te irá bien", "no te rindas, eres mucho más de lo que crees"; y tampoco le hace un daño a alguien apoyar a otro. ¿No les parece?

Si tú te caes, te levantas. Es lo que todos te dicen, es lo que todos creen. A fin de cuentas las decisiones las tomas por tu cuenta. Es importante que sepas por qué haces las cosas, por qué estás peleando una batalla hasta la victoria. ¿Qué sentido tiene dar tu vida por algo que no vale la pena, por alguien que ni siquiera cree en ti? 

Seguro estoy hablado demasiado y a estas alturas aún no se entiende mi punto. Lo que quiero decir es que en lo personal, me he sentido tan incapaz de hacer las cosas, tan insegura. Sé que sólo yo tomo la decisión de quedarme sentada viendo la vida pasar por la ventada o, levantarme, ir al exterior y enfrentarme a la tormentosa realidad. Mi problema es que le tengo tanto miedo a salir que me olvido de vivir. Y es en ese momento, justo cuando sientes que estás mejor como estás, cuando necesitas de alguien, cuando el apoyo de otra persona te dará la fuerza que te hacía falta, el valor que debes aceptar y guardar en una caja de cristal en tu interior para demostrarlo al momento de poner un pie en la calle.

Tener miedo es normal, ¿quién no lo ha tenido? "Si no tienes miedo, no eres humano". Qué frase tan cierta que te hace pensar en que no estás perdido, no estás tomando el camino equivocado por querer salir y superarte, intentar algo más. Estás tomando la decisión más errónea de tu vida si decides que estás mejor ocultándote dentro de las paredes de tu hogar. Tu casa puede ser tu lugar seguro, de tranquilidad, de reflexión, pero después de todo, eso es nada más. Te acostumbrarás tanto a la serenidad, a la calma, a lo monótono y rutinario que te olvidarás de la adrenalina del día a día que te enseña a disfrutar, a vivir, a ser.

Si tú estás pasando por una situación complicada, no bajes la guardia. Mantente firme, busca soluciones, relájate, ten paciencia que lo mejor siempre tarda en llegar, y cuando lo haga, sabrás que la espera insoportable habrá valido la pena. No bajes la guardia, es la única que te ayudará a seguir cuerdo incluso cuando pienses que has perdido toda cordura. No bajes la guardia, porque solo así podrás sobrevivir al mundo salvaje que está cruzando la puerta de tu casa.


1 comentario:

  1. Hola! Soy Paula de Libros revoltosos, he seguido tu blog y me ha gustado mucho, por eso te he nominado a best blog. Aquí tienes el enlace http://librosrevoltosos.blogspot.com.es/2016/09/best-blog.html un fuerte abrazo con olor a libro!

    ResponderEliminar